CHISTES DE LOCOS
Locos
 
En un manicomio, un par de médicos están
practicándoles exámenes a los locos para
ver si alguno de ellos ya había mejorado.
Así que pintan una puerta en la pared
y los apremian:
"Vayan ustedes a abrirla".
"Todos los chalados inmediatamente se levantaron a abrirla;
solamente uno se quedó sentado.
Los doctores, al ver esto, se dijeron entre ellos:
"Mira, parece que ese ya se curó, vamos a verlo".
Se dirigen hacia el orate solitario:
"¿Por qué no te levantaste, como tus otros
compañeros, a abrir la puerta?"
"Es que yo traigo la llave",
responde sonriendo con picardía.

 
 
Va un loco paseando una piedra atada a una cuerda.
En esto que se le acerca el director del centro,
que ya estaba harto de tanto loco, y le pregunta:
-Que, paseando al perrito, ¿no ?
- Pero que perrito, no se da cuenta de que es una piedra ?
- Muy bien, muy bien, para que vea que nosotros
somos sensible a las mejoras de nuestros pacientes
¡Le voy a dejar en libertad!.
Total que sale el loco a la calle con su piedra
y vuelve la cabeza y dice:
- ¡Ves lo que te dije, Sultán, si no ladrabas les engañaríamos !
 
 
  
Dos enajenados mentales se escapan del manicomio y
andando por el campo se encuentran una escopeta,
uno le pregunta al otro:
¿Para qué sirve ese artefacto?
El otro le contesta que no tiene ni idea,
el primero se pone a mirar por el cañón
y el otro aprieta el gatillo ¡¡boooooon!!.
-Le dice el que apretó el gatillo al otro:
¡No me mires con esa cara que yo también me asusté!